“Dar repelús”

“Dar repelús” es, para quien no lo sepa, una expresión que está a medias entre “dar asco” y “causar rechazo”, acercándose más a uno u otro significado dependiendo del contexto. No es clarísimo el origen de esta palabra, aunque parece que es cierta la teoría de quien la sitúa en Francia a comienzos del siglo XVIII, cuando comenzó a fabricarse el material que hoy conocemos como “peluche” (pelouche en francés, leído “pelúsh”).  Aunque por entonces aún no se había extendido el clásico osito de peluche, el tejido suave se hizo cada vez más popular en prendas de vestir entre la aristocracia gala, que comenzó a utilizar el término “pelouche” para indicar aquello que era bueno o que era del agrado de quien lo decía (algo así como el cool de los ingleses): “que le fromage est pelouche” (ese queso está “peluche”) o “ces escargots sont pelouches” (esos caracoles están “peluches”). No tardó en aparecer su antónimo, “rappelouche”, que indicaba en cambio todo aquello que no reflejaba los gustos de la época, como se recoge en una frase de Pierre Choderlos de Laclos “pour moi les paysans sont rappelouches” (a mí los campesinos me dan “repelouches”). Evidentemente estos modos de hablar llegaron a España con los Borbones después de la Guerra de Sucesión, pero el desconocimiento generalizado del francés entre la iletrada aristocracia española hizo que la palabra “rappelouche” se convirtiera rápidamente en nuestro “repelús”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s