“Esto es un cocedero de mariscos”

La expresión, para quien no lo sepa, se refiere un lugar de gran bullicio, con muchas personas que gritan o hablan de manera especialmente fuerte. Su origen parece ser bastante antiguo, aunque su uso se consolidó a raíz de una simpática anécdota protagonizada por Carlos V en 1543. Durante su estancia en Barcelona antes de zarpar para Génova, el monarca quiso visitar algunas partes de la ciudad. Llegado al puerto, Carlos V paseó entre los pescadores e incluso se paró en un cocedero de mariscos donde se le ofrecieron algunos de las mejores piezas que habían llegado aquel día. El rey disfrutó del vino, del alboroto y de las canciones de los pescadores; continuando su visita, se dirigió tras la comida a la reunión del municipio, ya que quería conocer en primera persona los asuntos y los gobernantes de la ciudad. Parece ser que entre estos había algunas rencillas que explotaron justo delante del rey, que en medio de una violenta disputa se alzó y gritó: “¡Basta! ¡Esto parece un coçedero de mariscos! Con la diferença que allí diviértense mas aquí giugáis con la suerte de la ciudad“. La frase fue tan espontánea que fue recogida por los escribas del Habsburgo, que la difundieron no sólo en los escritos sino también en la lengua hablada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s