“Colgar un san Benito”

Con la llegada definitiva de la Corte a Madrid a comienzos del siglo XVII se produjo un hecho breve en el tiempo pero que caló profundamente en la población. Cada vez que el rey nombraba un alto cargo del gobierno aparecía en su casa, de madrugada y de manera misteriosa, una figura de San Benito con un pergamino donde se contaba algún detalle escabroso de su vida privada. Nunca se ha descubierto el porqué de la elección de San Benito ni quién se encontraba detrás de estas difamaciones: la “moda” duró sólo unos meses y nunca se llegó a encontrar el culpable. Aunque todos los altos funcionarios negaron los hechos de los que se les acusaba (adulterio, corrupción, blasfemia…), bastaba la aparición de la figura de san Benito para sembrar muchas dudas sobre su reputación entre la población de la capital. Es por eso que una vez que “te colgaban el san Benito” no había manera de quitarse las sospechas y la expresión tuvo enseguida una gran difusión.

Anuncios

3 comments

  1. El dicho procede de la época de la Inquisición, del Santo Oficio. Colgar el Sambenito, es señalarte con el dedo, es la burla y el escarnio que el reo tiene que sufrir antes de dirigirse al patíbulo.
    La palabra sambenito procede de la contracción saco bendito, un saco que se bendecía y se ponía en el reo a modo de chaleco.

  2. Nooo! Falso! El San Benito era el atuendo con el q te vestía la inquisición, incluía un saco y un capirote con un código de colores según la condena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s