“Más aburrido que una ostra”

Expresión que obviamente nada tiene que ver con el animal sino que nace en la corte de Luis XV en Francia. Durante el verano de 1741, especialmente caluroso y aburrido, partiendo de la nomenclatura del “Delfín” el monarca quiso dotar a todos los cargos de la corte de un sobrenombre (y de algunas funciones) que tuviera que ver con el mar. Así, las bailarinas fueron “las gambas”, los guardias “los peces espada” y la encargada de las joyas de la princesa “la ostra”. El encargo de “la ostra” le tocó a Margueritte du Beubeaublis (en la foto), que cada mañana debía enfundarse un disfraz de ostra y abrir delante de la princesa un cofre donde había un colgante con una gran perla. Lo peor es que Marguerite tenía que acompañarla de todas maneras durante todo el día sin poder hablar ni quitarse el disfraz para disfrute de la princesa (Luisa de Borbón tenía entonces cuatro años), lo que le suponía un verdadero aburrimiento. Es por eso que en la corte comenzó a circular la expresión “aburrirse como una ostra” o “estar más aburrido que una ostra”.

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s