“Llevarse a alguien al huerto”

La expresión se remonta nada menos que a la Granada nazarí de finales del siglo XIII, cuando el sultán Mohamed II estaba terminando lo que hoy conocemos como Generalife, pero que era conocido de forma despectiva entre la población de las localidades limítrofes como “el huerto”. El sultán, del que dicen las crónicas era un atractivo hombre de piel cetrina, era un gran mujeriego y de hecho, aunque nunca se ha confirmado, parece que el Generalife no era otra cosa que un lugar en el que impresionar con sus encantos y sus fuentes las damiselas de las embajadas que recibía. Por eso a menudo los campesinos, para humillar las ricas comitivas que salían de vuelta del palacio salían a menudo a su paso a gritarles: “¿Qué, el sultán se ha llevado vuestras hijas al huerto?”, un chascarrillo que terminó más de una vez en tragedia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s