“Ponerse las botas”

Una expresión muy típica de estas fechas pero que tiene un origen muy poco navideño. De hecho, la expresión se difundió en la España de finales del siglo XV, durante la conquista de Granada. Con el ejército castellano-aragonés ya a las puertas de al ciudad califal, Fernando II de Aragón decretó que los soldados habían de tener ración doble de comida en todas las tabernas cercanas al frente. En aquella época el signo distintivo de los soldados cuando circulaban por las ciudades eran sus enormes botas, que llegaban en ocasiones por encima de la rodilla. Es por eso que entre la picaresca de las localidades limítrofes muchos comenzaron a confeccionar botas muy parecidas a las de los soldados, para presentarse en las tabernas con la intención de obtener una abundante comida. Por eso la gente llana comenzó a utilizar “me he puesto las botas” para indicar que habían comido de manera ingente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s