“A toda hostia”

Que significa “muy rápido”. En el asedio al que los cruzados sometieron Constantinopla en 1204 una de las tácticas que estos emplearon para lograr información de la ciudad bizantina era colocar espías durante las misas más importantes de la ciudad, donde a menudo se daban consignas generales a la población. Cuando el emperador Alejo IV se percató de estos espías, y ante la imposibilidad de identificarlos correctamente, ideó un nuevo sistema de claves que permitiría despistar a los intrusos y prolongar la defensa de la ciudad: bastaba dar unos consejos falsos durante la misa y hacer unas señales en las hostias consagradas para que los oficiales del ejército supieran cómo prepararse. Estaba la señal “cocer el doble de pan”, “posible ataque de catapultas” o “día de reposo”. Como el margen de tiempo era muy escaso entre las grandes decisiones sobre la guerra (que se tomaban en el consejo de ministros de noche) y las misas (que se hacían a primera hora de la mañana), el trabajo de marcar las obleas había que hacerse a gran velocidad: no sólo el signo sino también la distribución a todas las iglesias. Es por eso que mientras se trabajaba se repetía a menudo “hay que hacerlo a toda hostia, a toda hostia!”, porque dejarse una sin marcar podría resultar fatal. Fue a partir de entonces que comenzó a utilizarse la expresión para las cosas que han de hacerse rápidamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s