“Hacer un calvo”

Esta expresión ha sido erróneamente atribuída a las nalgas desnudas de quien muestra su trasero como protesta o burla. En cambio su origen está, evidentemente, en una anécdota que se contaba de uno de los nietos de Carlomagno, Carlos II “El Calvo”. Se cuenta que en la batalla de Fontenoy-en-Puisaye (841), en la que derrotó a su hermano mayor Lotario, Carlos se haya bajado las calzas para enseñarle su trasero a Lotario y decirle: “estas nalgas que tanto azotaste durante mi niñez te quitan ahora lo que pensabas fuera tuyo”. De aquí que enseñar el trasero se convirtiera desde entonces en un símbolo de victoria y de sumisión del vencido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s